lunes, 18 de junio de 2012

Tipos de lenguaje

Lenguaje mímico, lenguaje oral y lenguaje escrito

(Igual conocido como tipos de lenguaje)
¡No confundir con las funciones ni los niveles del lenguaje!
¡Asshole!

Toda persona emplea la mímica para comunicar sus ideas, sus emociones y sus
deseos. El uso de la mímica puede cumplir una función complementaria, por
ejemplo, enfática; o bien, puede ser vehículo informativo, como en el caso de los
sordomudos.

Dentro de los distintos tipos de lenguaje mímico, oral y escrito, la mímica es el
menos completo. Sin embargo, es auxiliar emotivo e importante, del lenguaje oral.

La mímica, como complemento de la comunicación oral, es el uso regular de
gestos faciales y manuales. Las personas, cuando hablan, hacen gesticulaciones
tanto informativas como expresivas. Es difícil encontrar a una persona que al
hablar no mueva las manos; incluso llaman la atención quienes lo hacen poco o
quienes abusan de ello.



11
La comunicación por medio de la mímica es incompleta, porque no representa en
su totalidad los sentimientos, los deseos y los pensamientos de la persona. Sin
duda, un gesto resulta en ocasiones mucho más comunicativo que las palabras;
pero, para que así ocurra, es necesario un contexto específico. De otra manera no
se entiende su significado.

Cuando la mímica constituye el único vehículo para la comunicación, como en el
caso de los sordomudos, pierde su carácter emotivo para adquirir un sentido
esencialmente informativo.

En este caso es necesario que el receptor conozca el código y lo use para
responder al estímulo. Por ejemplo, la comunicación entre un sordomudo y un
ciego es casi imposible son la intervención de una tercera persona.

Hemos dicho que el lenguaje oral se auxilia de la mímica para lograr mayor
expresividad y énfasis en la comunicación. Su uso no es necesario para el
entendimiento básico de la información, pero las personas rara vez prescinden de
ella al hablar.

El lenguaje oral resulta mucho más completo que el mímico y tiene la ventaja de
articular los sonidos con otro elemento complementario, que amplía la información,
este elemento es la entonación. Cuando una persona habla, además de la
información contenida en sus palabras, por el tono de su voz se conoce su estado
de ánimo: enojo, entusiasmo, tristeza, alegría, dolor...

Si una persona al hablar mantiene las manos ocupadas en algún trabajo y su
interlocutor no se halla frente a él, caso en el que la mímica no se usa como
auxiliar, el tono de la voz permite captar el estado de ánimo, además de que
proporciona la información contenida en las palabras.

El lenguaje no puede desprenderse de la entonación, aunque su uso varíe. Por
ejemplo, si una persona al decir: “estoy cansada”, levanta el tono de su voz y
recalca las palabras, se sabe que, además de cansada, está enojada.

La lengua escrita cumple la importante función de transmitir los conocimientos de
una generación a otra. Existen muchas costumbres, muchos comportamientos
sobre los cuales no hay escrito alguno; sin embargo, se manifiestan en distintos
fenómenos sociales. El aprendizaje de estos comportamientos se transmite por
medio del lenguaje oral, y corre el riesgo de perderse en cualquier momento, en
algún eslabón de la cadena, interrumpiendo la función comunicativa.

La importantísima cualidad de permanencia del lenguaje escrito aumenta cuando,
además de usar la escritura como vehículo informativo, ésta llega a ser
manifestación artística; tal es el caso de la literatura.

Algunos estudiosos han considerado al lenguaje oral como un canal idóneo para la
expresión poética, debido al papel que desempeñan los gestos y la entonación.


12
Por otra parte, hay quienes consideran la escritura como la forma de expresión
más completa, gracias a su permanencia en el tiempo y en el espacio. Este último
argumento se ha debilitado con el actual avance tecnológico en el campo
audiovisual, que permite no sólo el registro de la imagen y el sonido, sino también
su almacenamiento y, por tanto, su permanencia.

El lenguaje oral y lenguaje escrito son igualmente importantes y completos. Ambos
tienen ventajas y desventajas, de ahí que los factores decisivos para elegir el más
adecuado en el proceso comunicativo sean: el destino del mensaje; el propósito
de éste y la clase de auditorio al que se dirige.

Algunas características de estos lenguajes son las siguientes:

1) En la comunicación cotidiana el lenguaje oral es momentáneo, fugaz y
puede manifestar una mayor carga emocional que el escrito.
2) A fin de asegurar la recepción del mensaje, la articulación y la sección de
palabras en el lenguaje escrito son distintas de las del lenguaje oral, así lo
exige el hecho de que uno se capta con la vista el otro con el sistema
auditivo.
3) En el acto comunicativo, el lenguaje oral exige con frecuencia mayor
variedad de signos lingüísticos que el lenguaje escrito.
4) La lengua hablada es mucho más repetitiva que la escrita. A veces se
utiliza mayor cantidad de palabras en la lengua oral que en la escrita para
expresar una misma idea; sin embargo, para suplir la entonación del
lenguaje hablado, la escritura requiere de más palabras.
5) La construcción gramatical del lenguaje escrito necesita más cuidado que
la del lenguaje oral. La escritura usa con más frecuencia las conjunciones
para articular las ideas, en tanto que el lenguaje hablado puede auxiliarse
de la mímica, del entonación y de las pausas con un mismo objeto.

En síntesis, el lenguaje puede ser:

Mímico

Se usa como instrumento de comunicación complemento del lenguaje oral.

Oral Escrito

Son formas más completas de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada